Inicio | Agricultura | Cultura | Economia | Enlaces | Internacionales I Opinion | Politica | Recreo | Turismo | Tribuna IContacto |

 


 - Atalaya -



 

 

 

El “debido proceso” no es un “aguantadero”

Por José Antonio Riesco

Instituto de Teoría del Estado

-“Los jueces tomaron nota de que hay una sociedad cansada de la impunidad y harta de la corrupción, que reclama la prisión de los culpables. “ (J. Morales Solá – La Nación; 12.X.2017)
- - - * - - -
Una versión circulante (un chisme) atribuye a Cristina K. haber reprendido severamente a la diputada Vallejos (su correligionaria) por haber defendido a Amado Boudou : “Ocupate de criticar la economía de Macri y dejalo a Boudou que tiene quien lo defiende.” La cuestión gira, parece, en torno a la prisión preventiva que los jueces impusieron al ex vicepresidente, en base a un criterio procesal que convalidó la Cámara. “-No sea que se nos escape la liebre” según citas de Calamandrei y otros entendidos. Ante lo cual el Foro esperó que, contra dicha medida, por antipática y supuestamente ilegal, primero se lanzarían los abogados de la defensa.

Ocurrió, empero, para sorpresa y emoción del ilustre estadista preso, que el más vibrante y medular de los alegatos en su favor (o sea negando legitimidad al encarcelamiento) fue de tres calificados columnistas de la Gran Prensa (La Nación) – Lo hacen con mayor habilidad semán tica que los abogados de Boudou; también los del “cartero” Julio de Vido quienes, fracasados en sus recursos ante el fuero federal (2da. instancia) plantaron una denuncia ante la CIDH y la pertinente comisión de la ONU.

Sin perjuicio de ciertos contenidos atendibles, lo principal de los prestigiosos periodistas o “3 mosqueteros” es su decidido ataque a la libertad de los jueces para tener un manejo relativa mente flexible del procedimiento con que llevan la investigación de los gravísimos delitos que se imputan a quienes fueron altos jerarcas del régimen K. No se trató de meros robos de gallina, en un caso fue la desviación hacia el patrimonio del funcionario o sus presta-nombres, de enormes cantidades de recursos del Tesoro Público, aquello que hace a la soberanía del Estado (Río Turbio, etc); y en el otro, junto a diversas transgresiones, fue el intento (Ciccone CVS) de copar la emisión de billetes de curso legal, algo que llevó o pudo llevar a la destrucción de la moneda y, con ello a la destrucción de la sociedad misma. No se trata, pues, de simples “perejiles”.

Ante lo cual, acorde a los columnistas de marras, con tribuna en la Gran Prensa, los jueces no tenían otra opción que atarse las manos y dejar que los imputados se pasearan libremente por la calle Florida mientras con sus relaciones y dinero mal habido, arbitrarían maniobras eficaces pa ra alcanzar la impunidad. Como dichos magistrados no lo hicieron, pensando más en las justas expectativas de la sociedad que reclama Justicia, entonces los “3 mosqueteros” –y sin negarles buena fe-- saltaron a la peana espada en manos y llenaron de estocadas a las resoluciones judiciales. Atacaron animados por una concepción rígida del “debido proceso”, acaso luego de leer una y otra vez las elucubraciones garantistas de Zaffaroni.

Con cual la amplia mayoría del pueblo –esa que en los comicios del 22 de octubre puso un “basta..!! al imperio de la corrupción--  deberá resignarse a que, las conocidas chicanas y manio bras que inhabilitan la eficacia de los procesos judiciales, reiteren el dominio de la impunidad. Ya que, prisionero del rigor ilegítimo que priva de eficiencia a la acción judicial, el debido proce so se reconvertirá en un “aguantadero”. Como según los relatos de Emilio Salgari fue la  legenda ria Isla de Tortugas.

A todo esto se difundió la encuesta de la consultora SYNOPSIS (v. Clarín, 12.XI.2017) : para 1700 consultas, en las principales ciudades del país,  sobre lo actuado por los jueces (prisión preventiva para Boudou y de Vido) el 73,6% opinó que con ello los jueces hacen Justicia.
- - - -

 

 

 

 

De nacionalismos y globalización
Por José Antonio Riesco
Instituto de Teoría del Estado

-- “Muros para ese absurdo de escuela económica de "vivir con lo nuestro", culposa de estragos en la Argentina moderna. Muros ilusorios para contener desbordes de la cuarta revolución en marcha, la de la inteligencia artificial y la robótica.” (J.C. Escribano, 9.XI.2017)
 --“El alegato a favor de la identidad cultural –de los nacionalismos—en contra de la globalización delata una concepción inmovilista de la cultura  que no tiene el menor fundamento histórico.” (M. Vargas Llosa, idem: 25.IV.2000)
--“Es falaz el nacionalismo que no lucha para colocar a la sociedad en las rutas avanzadas de la civilización y con ello debilita su posición interna y exterior.”(JAR)
- - - * - - -

Para bien y para mal el mundo acelera sus cambios. No es la primera vez que lo hace, y por algo que está en la “naturaleza humana” los pueblos –su dirigencia—mostraron resistencia, incluso con violencia, a la recepción de las novedades. En lo cual influyeron las actitudes y los intereses, y especialmente por la inseguridad psicológica que genera lo que es desconocido, que se presenta como peligroso o difícil de asimilar. Está llena de eso la historia de la medicina, la economía, la tecnología militar y mucho si altera cierto tipo de fe en el más allá.

Viene ocurriendo con la globalización. Por atrasados y por cultores de una suerte de beatería nacionalista, hay gente –y no son pocos-- que miran al fenómeno globalizador con la óptica de los nativos que recibieron a Cristóbal Colón a fines del siglo XV. De paso denuncian los procesos de transculturación como una invasión satánica y se niegan a que a los niños, en la escuela, les enseñen los idiomas francés e inglés. De cosas como éstas se aferran los predicadores “trotskistas” para denunciar la entrega del país a los intereses del “imperialismo”.

En los años 30 del siglo XX –cuando no existían los antibióticos-- la difteria infecciosa se cobraba la vida de muchos niños y sólo quedaba rezarle a San Roque que, en más de un caso, los salvaba. Pero cuando en los años 40 se difundió el fabuloso remedio había familias enteras que rendían gratitud al Creador con cánticos y misas. Acaso por aquello de que producido el edicto de Constantino (230 d.C) el “propagare fide” fue el proyecto religioso de Roma y para todos los pueblos del orbe. La importación de antibióticos (penicilina, estrectomicina y otros) se hizo desde las naciones más avanzadas entonces.

Es que por motivos socioculturales en el hombre anida una vocación, diríase un impulso, para llevar a sus semejantes –por vía de la predicación, del comercio o de la expansión forzada-- lo que él produce como idea, hábitos, instituciones y técnicas. Lo hicieron los griegos, egipcios y romanos, los francos, árabes e hispanos. En su carácter de actora primigenia del Renacimiento el desarrollo de las ferias y compañías comerciales en Italia, avanzó hacia el norte y se instalaron en los eventuales mercados de consumo e intercambio. Fue una suerte de colonización financiera y mercantil del futuro gran continente. (cf. Henri Pirenne, p. 74)

Siempre tengo presente la justificación que, un intelectual portugués, expuso en Buenos Aires en 1979, sobre el comercio de seres humanos del siglo XIX.  Luego de escuchar la condena al esclavismo, dijo: -“Dentro de todo, también fue una manera de aproximar esos seres a la civilización”. Alguien cree hoy que la expansión del “jazz” africano en la cultura musical de los norteamericanos ha destruido o enriquecido su identidad cultural…? Afectó su soberanía..?

Con las revoluciones “liberal-burguesas” de los siglos XVII y XVIII emergió una nueva relación entre los pueblos y el poder del Estado: la democracia. A la manera de un reguero de pólvora en todas partes se desplazó al legitimismo y cobraron cuerpo los sistemas liberal-democráticos con fundamento en la soberanía del pueblo. Tamaño proceso, con sus novedades y simbolismos, escandalizó a las viejas clases dirigentes, algunas empeñadas en resistirlo. Pero la gran nube cargada de derechos y garantías no dejó, empero, de aterrizar sobre gran parte del mundo. También a nosotros nos ocurrió, además se dio con el arado de rejas metálicas y pronto con los automóviles “Ford T”.

De un tiempo a esta parte y de modo relevante en la actualidad, el lugar del gran cambio le toca a la tecnología y el comercio, con su variedad de inserciones en la educación, las costumbres y las modalidades de la existencia de los seres y los grupos. Con más escándalo que, otrora, el uso de “bikinis” en la playa por las mujeres o la cantidad de divorcios en los matrimonios. El avance de la “inteligencia artificial y la robótica”, hoy compite como novedad asombrosa con la conquista del espacio o, mejor, se dan la mano. (v. J.C. Escribano, La Nación))

Los que denuncian a la globalización como “el imperio del mal” no están dispuestos a renegar de la tecnología, de soporte científico, y que se aplica a las comunicaciones, la medicina, la heladera, los vehículos de tierra, mar y aire. No hay dudas que “esas cosas” han desalojado las que usaron las generaciones anteriores. Pero en su lugar son la causa de un nuevo y distinto ciclo cultural, donde ciertos medios y valores tradicionales –a veces con perjuicio-- aparecen sustituidos, total o parcialmente, por las novedades que proyecta la globalización.

En una publicación del año 2000 (La Nación) el escritor peruano Mario Vargas Llosa identificó al rechazo de la globalización con los “nacionalismos”; algo muy parecido se lee en la nota de José Claudio Escribano de estos días. Se trata de documentos de admirable factura y que deberían comentarse en las aulas de la enseñanza media   y superior. Al margen de estos valores dichos autores pasan por alto que ese “nacionalismo” que ellos cuestionan ya asoma como en una pieza de museo.

Tal “modelo”  tuvo históricamene su utilidad, pero no pasó de una propiedad de los caudillos de las comunidades más atrasadas y que hoy ligan sus intereses personales con proclamas llamativas. Incluso cuando apañan o justifican el juego sucio de ciertas líneas del comercio internacional. Ese fue el caso del  “nacionalismo” de Mobutu y también a su modo el de Fidel Castro; cuando se fueron del poder en sus países reinaba el atraso y la pobreza, mientras en algún banco capitalista sus cuentas eran millonarias.

Sin perjuicio de lo dicho la globalización no pasará de ser un inmenso mercado donde, como en el pasado, oficiará de reñidero de gallos para que se lo disputen grandes fuerzas desarticuladas. Pero sería distinto si el mundo avanza hacia un verdadero sistema donde el todo sea “más que la suma de las partes”. Y, por eso mismo, que sus componentes aporten participación y vitalidad; a ello ha de servir el desarrollo técnico-científico de cada nación. O sea la superación de un planeta de ricos y pobres.

Con ello pensamos que la globalización no tiene por qué ser incompatible con un nacionalismo abierto y moderno, donde el pluralismo de las entidades o países se conforme con protagonistas y no simplemente con clientes o subordinados.
Referencias:
--Escribano José C. – “Nuevos fenómenos en el mundo de la globalización”
--Vargas Llosa, Mario: “Nacionalismo y globalización”
--Pirenne, Henri: “Historia social y económica de la Edad Media”

 

 

 

 

 

 

 

Proyectan una nueva Ley de Defensa
Por José Antonio Riesco
Instituto de Teoría del Estado

--“La defensa es tan antigua como la presencia del hombre sobre la tierra ya que desde el vamos hubo agresiones (guerras, revoluciones, atentados, crímenes). Cain, mató a su hermano Abel con la quijada de un burro; otro hubiese sido si Abel hubiera practicado recursos defensivos… Y que me perdone Sto. Tomás para quien el ser humano, por naturaleza, apetece el Bien. A veces es el bien propio y nada más.”
--“Antes de que se logre su control, un grupo no muy numeroso que opere en el interior del país, puede hacer mucho daño si dispone de armas con tecnología avanzada sin excluir la robótica.”
- - - * - - -
Es pública la versión de que se estudia la reestructuración de las Fuerzas Armadas así como una actualización de la ley de Defensa Nacional 23.554 que se sancionó el 13 de abril de 1988. El primer ámbito de estudio y proyecto está en el Ministerio de Defensa, cuyo titular es el Dr. Oscar Aguad.
En dicha ley se estableció que “la Defensa Nacional es la integración y la acción coordinada de todas las fuerzas de la Nación para la solución de aquellos conflictos que requieran el empleo de las Fuerzas Armadas, en forma disuasiva o efectiva, para enfrentar las agresiones de origen externo. Tiene por finalidad garantizar de modo permanente la soberanía e independencia de la Nación Argentina, su integridad territorial y capacidad de autodeterminación; proteger la vida y la libertad de sus habitantes”. (art. 2º)
Consecuente con entender la defensa sólo con el visor de “las agresiones de origen externo”, el art. 15 descarta que “los organismos de inteligencia militar” puedan trabajar sobre “cuestiones relativas a la política interna”. Lo cual, como luego se verá importa un reduccionismo que, llegado el caso, afectará las decisiones de comando en el plano militar. Y desde allí en el alto nivel político. Es una declinación burocrática.
Hay de por medio el olvido de que la función militar desde hace largo tiempo superó –en cuanto a defender una sociedad-- el objetivo profesional puro, no se libra en un campo separado como en la batalla de Cannae cuando la fuerza de Anibal Barca enfrentó al ejército romano. En el siglo que vivimos la “arena” tiene una composición mixta y compleja. Las acciones enemigas cruzan las fronteras territoriales, sociales y culturales.
La guerra en muchos casos –casi todos-- implica un conflicto social y su problemá tica se produce por la interacción de factores externos e internos. Incluso cuando la agresión persigue ocupar porciones territoriales lo hace generando, previamente,  grupos aliados en el interior del espacio a ocupar. Ocurrió cuando Alemania confiscó parte de Checoslovaquia (los sudetes) y luego Austria; y asimismo cuando se instaló en nuestro territorio (Tucumán) un foco revolucionario apoyado desde Cuba y ésta por la Unión Soviética. ¿Hay algo de eso en las pretensiones mapuches..?
Con sustento en el criterio “policial” que vió –en lo fundamental-- en la acción subversiva sólo (y un poco más) una violación del Código Penal, fue criterio dominante en los “altos mandos” políticos y castrenses del país. Lo ocurrido en Argentina de 1972 y 1976 en adelante, concentró la estrategia en recuperar la “integridad territorial” sin atender debidamente la problemática socio-política que se  arrastraba desde largo tiempo y en cuyo magma se procesaba, junto al fracaso de la política tradicional de comité y unidad básica, una ambición revolucionaria.
En este marco se expandió el fenómeno y fue, además, en otros puntos del país donde operaron las organizaciones irregulares. Así tomó forma el proyecto extre mista que infectó las universidades, parte de las militancias partidarias y del sindica lismo, y hasta numerosos vástagos de la clase alta. Desde “el exterior” se le dio apo yo apoyo doctrinario y logístico; también inmunidad ante los foros internacionales.
En una sociedad de marcas importantes en desarrollo, como era entonces la Argen tina, el campo de batalla sólo por ingenuidad puedo identificarse con una porción territorial fija. Esta, en cambio, adquiere sentido estratégico cuando se la entiende co mo escenario de fuerzas en conflicto y a éste se le reconoce su composición ideológi ca, socio-política y la vinculación exterior. Sin desconocer que, al mismo tiempo lo gró aperturas calientes en los grandes centros urbanos del propio país.
De ahí que la “defensa nacional” es estéril más allá del exterminio físico de las avan  zadas del enemigo, mientras todo lo demás queda intacto y operando en la “super ficie”. Lo que explica por qué, en los 76/83, el régimen militar ganó la batalla de “los fierros” pero fue plenamente derrotado en el orden político. Es que si la guerra con tiene un “conflicto social” es fundamental registrar e interpretar sus contenidos, los humanos y sociales, los técnicos y económicos, y el contexto internacional. Lo cual no se resolvió cenando a diario con cinco liberales trasnochados y cuatro politólo gos rentados, ni saturando los organismos de inteligencia con grupúsculos de extre  ma derecha. Tampoco comprándoles carne podrida a los Verbisky y asociados.
No estoy haciendo de agorero para anticipar un retorno de lo ya ocurrido, pero sí ad virtiendo que monopolizar por las “fuerzas policiales” la atención de la “seguridad interior” deja sin previsiones la evolución negativa que pueda tener la problemática pertinente y no sea que, si las papas queman, un día se llame a las FF.AA. para que, sin recursos “informáticos”, equipos y entrenamientos adecuados, se hagan cargo de la cuestión, como ya ocurrió en 1975. Y cuidado con atarse a una óptica ingenua e imprudente, ya que no deja de preocupar que una multitud, en fecha reciente y con plena agresividad, respondiera a la convocatoria “mapuche”. Y sin olvidar que, en los tiempos pasados, en ciertos aspectos y anticipaciones, del tema entendían mejor los “canas y gendarmes” que los mariscales.
En 1988 –restablecido el sistema constitucional-- se le puso cerrojo al nada inocente criterio de la ley 23.554. En el decreto Nº 727/2006 que la reglamentó no sólo se ratificó la exclusión de las FF.AA., sino que a la ley citada se le hizo un agregado: “Artículo 1º- Las Fuerzas Armadas, instrumento militar de la defensa nacional, serán empleadas ante agresiones de origen externo perpetradas por fuerzas armadas pertenecientes a otro/s Estado/s”. Lleva la firma del entonces presidente Néstor Kirchner.
Entonces únicamente se tendrá por agresión externa la acción de tropas que lleguen a nuestras fronteras portando los símbolos que identifican a otro Esta do : bandera, banda, uniformes, y rogando que no sea en una noche obscura. En cuyo caso habrá que llamar a los militares para que se ocupen del asunto. Pero si la invasión la hace una fuerza irregular (las FARC, por ejemplo), bien pertrechada y entrenada, con buen número de combatientes, la competencia será de nuestras fuerzas policiales. Incluso si los invasores usan tanques, cañones y misilística…?
- - - -
Decimos, finalmente, que hay una porción de militares, en actividad y en retiro bien equipados culturalmente, al nivel de buenos profesionales universitarios. Algunos probaron su fibra y heroísmo en Malvinas. Aunque en el “Proceso” no se los tenía en cuenta, la “corona”, salvo excepciones, fue monopolio de los troperos “por antigüedad”. Hay que idear otro procedimiento para los ascensos de “los superiores”. Y esto dicho con mucho respeto por los que o peran en tierra, sin lo cual, aún en nuestros días, el potencial ofensivo-defensi vo suele quedar rengo o manco. Y no olvidar, el notable aporte de “los coman dos”. Sin perjuicio de ello la guerra moderna, en cualquiera de sus dimensiones, requiere una alta proporción de técnicos e ingenieros.-
- - - -

 


Noticias de, y desde Córdoba Argentina, para el mundo

OPINION

 

 

 

 




Copyright 200
5. hora25prensa.com - Noticias de Cordoba Argentina - Interesante

Noticias de, y desde Córdoba Argentina es fruto de la continuidad del periódico HORA 25 que se editó en la Capital de Córdoba durante casi once años hasta el año 2005/2006.
A partir de la Navidad 2005 se concreta esta ambición de llevar a los nuevos horizontes de la Informática, este portal de noticias e información.
La idea es brindar lo mejor en objetividad, para dar credibilidad fundada en la certeza de la búsqueda racional con la mejor opinión, tanto en política como en economía, las cosas y datos interesantes que rodean determinados hechos, y que contribuyen a formar un panorama claro y en busca de lo previsible.
El periodismo es un elemento fundamental en la vida de una Nación, porque es una alternativa en la Democracia, donde hacer oír la voz de la ciudadanía; es un resorte de quién fundadamente necesita hacer una sugerencia, un reclamo o una protesta.
Con la premisa de una buena información, una leal opinión en los campos interesantes que hacen a la vida de un país, región, provincia, localidad, es que este portal nace a la vida pública, desde la Capital de Córdoba en la República Argentina.
En pos de estos objetivos vamos a recorrer la web buscando las noticias locales, provinciales y nacionales de los países de habla hispana, en particular, como aquellas internacionales que traducidas, hagan a una mejor comprensión de lo que podemos aprender y desechar para ser mejores en todo, en lo posible.
hora25prensa, noticias de Córdoba Argentina para el mundo,con la suficiente información política y económica; y los datos interesantes con opinión