Inicio | Agricultura | Cultura | Economía | Enlaces | Interesante | Política | Recreo | Turismo | |Contacto|

 


 - Atalaya -



 

 

La ceguera antihistórica del populismo degenerado

por José Antonio Riesco

Instituto de Teoría del Estado

-“No hay razas superiores .Sólo la disciplina social hace a un pueblo superior a otros”Nosky)
-“Ninguna acumulación de capital, ninguna conquista laboral, son legítimas si deterioran o destruyen el potencial económico de la nación.”(idem)
- - - * - - -

No se me ocurre exigir que la dirigencia sindical incluya, sobre todo en las posiciones de mando, a intelectuales o teóricos de alto nivel; y esto sin ignorar la destacada proporción de profesionales que suele haber en algunos de sus sectores. Pese a que por allí bailan algunos trotskistas resentidos y doctorales.

Es un hecho, empero, que todos comulgan en la misma “filosofía” o sea una orientación dirigida casi exclusivamente al “consumo” de la riqueza social y poco interés por la productividad y las inversiones reproductivas A esas, casi como hábito mental, las consideran responsabilidad de “la patronal”, y varios de ellos concentrados sólo en los negocios.

Aferrados al “statu quo” suelen reaccionar enérgicamente ante cualquier nove  dad legislativa o tecnológica que los pueda perturbar. “Neoliberalismo..!!” es el  grito de combate con que se oponen al cambio, sin tener conciencia de que el no-cambio de hoy implicará el desastre cruelmente costoso para sus hijos y nietos. También desconocen que las naciones prósperas y que avanzan en su desarrollo económico y cultural son todas las que funcionan como “neocapitalismo” y que en eso de “liberalismo” ya no creen sino cuatro ideólogos con el cerebelo en el siglo XIX.

Ocurre, a la vez, que a la lucha de clases –y la consiguiente estructura socioeco nómica del viejo capitalismo-- hace tiempo que la sustituyó una sociedad que, de manera creciente, va licuando esas diferencias y oposiciones. Los “trabajadores” tienen automóviles nuevos, hijos en la universidad, buenos sueldos (mejor que un profesor universitario) y una vivienda con servicios adecuados.  Ese proceso en sociología se llama populismo. Pero, cuidado..!, suele degenerarse.

El “populismo degenerado”, al menos entre nosotros, tuvo su expresión política en la década del “modelo k”, sin perjuicio de que el grueso de sus causas y hábi tos ostentaba raíces en varias décadas anteriores. Con ello el Estado se transfor mó en un centro demagógico, cuyo cometido básico fue el reparto de subsidios o ingresos no ganados, un aumento descomunal de la burocracia estatal y con ello la inflación galopante que se come todo y a todos, a los ricos, los obreros y los millones de desocupados. En la corona del modelo brilló la filosofía consumista y la corrupción a granel.

El producto de esa larga experiencia “nacional y popular” se muestra en un mani fiesto clima de anomia (vivir al margen de las normas) y de indisciplina social. Con lo cual ya le dimos la razón a eso de que no hay razas superiores pero sí pueblos superiores, y basta echar la vista sobre el mapa-mundis para verificar dónde estamos en la escala de naciones fuertes y naciones atrasadas. Mientras, nos consolamos despotricando contra el “imperialismo que nos explota”, sin entender ni aceptar que al monstruo que todo se traga lo tenemos en casa.

Frente a ello –se ha dicho bien—“la gente dispone de dos opciones muy visibles. Una es la de siempre, la de ingresar al nefasto callejón de la mansa resignación, bajar los brazos y no esperar nada. La otra posibilidad es replantear su estrategia profunda y buscar diferentes variantes para salir de este perverso laberinto. Rendirse no parece ser una alternativa muy digna. Seguirle el juego a los manipuladores del poder, a los que se abusan de su posición para imponer sus reglas, no debería ser el trayecto obligado existiendo otras chances.” (cf. “La torpeza de validar la inacción”: amedinamendez@ gmail.com).
En la empresa FIAT (Córdoba) se presentó un nuevo modelo de automóvil con varias novedades técnicas, pero llamó la atención que el 85% del producto se debía a la acción de robots. Surge entonces la cuestión de si lo mismo, hoy o próximamente, se dará en el conjunto de la producción industrial (camionetas, tractores, maquinaria agrícola, comunicaciones, aparatología médica y comercial, servicios bancarios, etc.) Todo indica que es tamos muy cerca de un tsunami tecnológico. Es la historia que viene.
Nos estamos preparando para esa etapa inexorable del futuro..? Es probable que con los criterios imperantes en nuestras fuerzas cívicas y sociales, alguien tenga la ocurrencia de enfrentar el tsunami con algunos paros del área pertinente o con una concentración en Plaza de Mayo y discursos altisonantes. Será un modo de tapar el oleaje con las manos, como ya ocurrió en otros tiempos y en otros lugares. Y llegará la hora de la sustitución de la mano de obra directa por una docena de robots, y la desocupación de miles de trabajadores.
A la historia ya acontecida hay que recordarla para no tropezar con la misma piedra, pero a la que viene, la que está aconteciendo o por acontecer, nada ni nadie podrá hacer le un “corte de manga”. Hay que asumirla ya, y para eso no sirven ni servirán los sambe nitos del populismo degenerado aunque se lancen salpimentados con citas de Laclau o  de Trotsky. De este ultimo vale tener presente aquello de que “si al capitalismo no lo podemos derrocar revolucionariamente, hay que socavarlo desde adentro.”


-.-.-.-.-.

 

 

Rosas y su época

Por José Antonio Riesco


El 3 de febrero, en orden a su conmemoración brilló casi por ausencia. Fue el aniversario de la batalla de Caseros (1852) cuando el brigadier Juan Manuel de Rosas fue desalojado del poder. Lo hizo el Gral. Justo José de Urquiza, coman dando una fuerza militar combinada entre argentinos y brasileños. Rosas, en un bergantín de bandera extranjera llegó a Inglaterra donde pasó el resto de sus días. Fue el “tirano prófugo” del siglo XIX.

En sus dos ciclos gubernativos, como gobernador de “La Provincia”, dejó algunas marcas; en el primero corrió a los indios hacia el sur y los ingleses nos coparon las islas Malvinas – en el segundo “con la suma del poder público” mantuvo con fuerza la articulación de los centros gubernativos del interior con el Puerto. En la batalla de Obligado, con el comando militar del general Mansilla y el heroísmo gaucho, impidió que se adueñaran de los ríos las flotas combi nadas de las dos grandes potencias europeas de esos días. Peleando y nego ciando, don Juan Manuel impuso los derechos argentinos.

Fue un dictador, nadie lo ignora; acaso por que con el país que le entregaron en los años 30, no dejó de ser un mérito. No heredó, políticamente, nada menos que una bolsa de gatos; y por largo tiempo, debió afrontar y controlar una guerra interna y conspiraciones a diario. Por eso a su caída en 1852 la emergente nación no estalló en pedazos, hubo condiciones para el legendario Pacto de San Nicolás y de allí a la convención que al año siguiente sancionó una Carta Magna, que, salvo algunos retoques, sigue regulando el sistema institucional.

De1853 en adelante sí que hubo violencia mediando la cual tuvimos a Pavón y Cepeda hasta la victoria del poder central sobre la rebelión sangrienta del gobernador Tejedor en 1880. Sin computar los muertos e inválidos que dejó la guerra con Paraguay. Pero en ese ciclo se dio lo que en la Ciencia Política se llama “la forja del Estado Nacional”. (cf. Oscar Oszlak). Un lapso en el cual murió, multiplicada por un millar, mucha más gente que durante la tiranía del estanciero Rosas. Más atrás figuran los costosos pleitos entre porteños y caudillos, y sin olvidar los fusilamientos de Liniers y su grupo de conspiradores,

Como se ve no se trata de justificar ni de condenar, sino de explicar los difíciles tramos que desde 1810 en adelante debió vivir y soportar la joven república. Ante todo para sacudir la trama de odios y de resentimientos con que solemos alimentar nuestra visión del pasado y de sus protagonistas. Esa que tiene sus fuentes en la ignorancia, en el veneno de las cofradías ideológicas o en algunos pergaminos apolillados que nada tienen de “documentos”.

Al tirano Rosas el Gral. San Martín le legó el sable de sus campañas. Y a la reivindicación de la verdad sobre su ciclo gubernativo la realizó el historiador Adolfo Saldías, tarea que, con pleno apoyo, le encomendó Bartolomé Mitre. Con lo cual no se resucita un Rosas simpático –ningún dictador suele serlo-- ni cabe desconocer que cuando llegó la batalla de Caseros (1852) su régimen de manejo del Estado estaba agotado por completo.

Rosas no aceptaba la necesidad de que el país se diera una Constitución, acaso propio de su mentalidad de estanciero, pero tampoco hizo nada para que el pueblo avanzara hacia un modelo institucional mejor que su régimen. De haberlo hecho es posible que la Carta de 1853 hubiese sido algo más realista y eficaz que el modelo propio del hemisferio Norte que adoptamos.

El de 1853 tuvo y tiene sus virtudes, pero nunca, durante su ya larga vigencia, sirvió para superar las costosas crisis de convivencia política que hemos padecido y seguimos padeciendo. A no ser para que un montón de papanatas goce de jubilaciones privilegiadas. Y que me perdonen sus padrinos : John Locke, Alberdi, Gorostiaga y asociados.-

.-.-.-.

El juez Zaffaroni

Por José Antonio Riesco

Instituto de Teoría del Estado

Está en la “berlina”, como otras veces, el abogado Eugenio Raúl Zaffaroni, juez en lo penal desde que su designación mereció un decreto del general Videla, por entonces titular de la Junta de Comandantes (1976). Seguramente el pertinente informe del “servicio” de IM lo acreditó como plenamente confiable a los fines y políticas del Pro ceso de Reorganización. En esos días tal dictamen era como la fe de bautismo de los candidatos a cargos públicos.

No se sabe bien cómo se insertó en la etapa de “restauración de la democracia”, pero
si que con la llegada de Néstor Kirchner al gobierno, obra y genio de la conducción del peronismo, que Eduardo Duhalde ejercía entonces, don Eugenio Raúl aterrizó en la Corte Supr. de Justicia. Allí se mantuvo con fuerte influencia en las resoluciones hasta que con notoria prudencia, poco antes de que finalizara la etapa del “Modelo K” (o Socialismo Siglo XXI), pasó a la condición de “jubilado pobre”. Para cuyo goce en nada lo afectó que, en pleno ejercicio de tan alta magistratura, se comprobó que era propietario de varios departamentos donde se ejercía la “profesión más antigua del planeta”.

Tiene fama como especialista en Derecho Penal, de allí su diploma de rey del “garan tismo” una corriente asumida por la jurisprudencia, o sea la ideología que impera en las resoluciones de numerosos jueces al juzgar a los criminales. En algunos casos se beneficia al imputado con la absolución, y en otros, al que merece una condena de 20 años le dan 4, o le aplican el mínimo de la pena que corresponde, o un poco más. De ahí surgen los privilegios derivados: excarcelación, reducción de la pena, arresto domiciliario, permisos de salida semanal y otros.

Para esta ideología de la impunidad –y que las víctimas aguanten-- se dan ciertos su puestos: el crimen no remite a la responsabilidad personal sino que es el producto de una sociedad injusta y opresora. La pobreza genera al delincuente (los ricos no co meten delitos..?)- También con el auxilio de cierta rama de la psicología se fundamen ta el jolgorio: inimputables por la edad, presión de necesidades sociales insatisfe chas, estados de inconsciencia, etc.

En las cátedras donde se forman los juristas (abogados, fiscales, jueces) estas doctri nas “avanzadas” se introducen en la mente de los cursantes (jóvenes y no tanto). Pe ro además se liga a la faena de algunos institutos de “derecho procesal” donde se i maginan y elaboran todas las picardías y chicanas que habilitan las restricciones a la función judicial en la investigación de los delitos. Lo que se ve salpimentado con nuli dades y apelaciones, y sin contar lo que suele ir “por la izquierda”.

Después de asignar a los medios sociales la causalidad de la delincuencia los “garan tistas” se pronuncian en favor de los ladrones y asesinos, o sea se transfiguran en soldados de la impunidad. “La cárcel no sirve para nada”, por ejemplo, es una de sus tesis dominantes a lo que sigue la práctica procesal de las sentencias leves, de las excarcelaciones regaladas y otras monadas por el estilo. Con esto en el alma los “ga rantistas” ejercen las funciones judiciales y buena parte de las cátedras pertinentes en las universidades.

El señor Zaffaroni es el príncipe de esta caprichosa doctrina, cuya aplicación a lo lar go de años, llevó a generar y consolidar una dañina “estructura de la impunidad”. O sea una degradación de los Derechos “penal y procesal” orientada a favorecer al ham pa y a destruir la seguridad y la dignidad de muchas personas y familias decentes.

En cuanto a sus reiterados concubinatos con lo regímenes de facto y populistas, “peor es meneallo”, diría Don Quijote. En el gremio de los democráticos no faltaron quienes oficiaron de amigos y asesores de los militares. Aunque sin igualar el “récord” de este miembro de la comisión IDH, de donde hay quienes lo quieren sacar. _

- - -

 

 

 

Noticias de, y desde Córdoba Argentina, para el mundo

 

 

 

 



Copyright 2005. © hora25prensa.com - Noticias de Cordoba Argentina - Manan

Noticias de, y desde Córdoba Argentina es fruto de la continuidad del periódico HORA 25 que se editó en la Capital de Córdoba durante casi once años hasta el año 2005/2006.
A partir de la Navidad 2005 se concreta esta ambición de llevar a los nuevos horizontes de la Informática, este portal de noticias e información.
La idea es brindar lo mejor en objetividad, para dar credibilidad fundada en la certeza de la búsqueda racional con la mejor opinión, tanto en política como en economía, las cosas y datos interesantes que rodean determinados hechos, y que contribuyen a formar un panorama claro y en busca de lo previsible.
El periodismo es un elemento fundamental en la vida de una Nación, porque es una alternativa en la Democracia, donde hacer oír la voz de la ciudadanía; es un resorte de quién fundadamente necesita hacer una sugerencia, un reclamo o una protesta.
Con la premisa de una buena información, una leal opinión en los campos interesantes que hacen a la vida de un país, región, provincia, localidad, es que este portal nace a la vida pública, desde la Capital de Córdoba en la República Argentina.
En pos de estos objetivos vamos a recorrer la web buscando las noticias locales, provinciales y nacionales de los países de habla hispana, en particular, como aquellas internacionales que traducidas, hagan a una mejor comprensión de lo que podemos aprender y desechar para ser mejores en todo, en lo posible.
hora25prensa, noticias de Córdoba Argentina para el mundo,con la suficiente información política y económica; y los datos interesantes con opinión