| Economia | Enlaces | Inflación | Inicio l InternacionalesI Politica | Recreo | Tribuna  | Turismo I

 


 - Atalaya -



 

 

Lo que le pasó al Gobierno
Por José Antonio Riesco
Instituto de Teoría del Estado

Pese al jolgorio de Cristina, Alberto Fernández y sus asociados, sin excluir el estado de angustia e incredulidad del Pte. Macri y su corte de señoritos, el resultado de los comicios -al margen de los porcentajes que dio el escrutinio- era perfectamente previsible desde muchos días antes. Ahora hay que leer el significado de las cifras dijo con su habitual seriedad la gobernadora M. E. Vidal.

Claro que antes de dichas “cifras” --o lo que prometía el escenario socioeconómico desde que el Presidente, en enero de 2019, reconoció que su gestión económica había sido “equivocada”, más  el endeudamiento con el FMI y el ingreso en una política económica a pleno y duro “ajuste”--, era presumible que los sectores de la base social y parte de la clase media soportarían una creciente y notoria caida de su nivel de vida. Hubo, también, una visible recesión de la actividad comercial y ciertos rubros productivos.

Tales medidas y sus efectos socioeconómicos como una inundación penetraron en la percepción de la situación política por la comunidad en general, y en los sectores de base especialmente. Sobre ello se lanzaron los centros de militancia opositora. Los de acción política manifiesta (partidos, gobernadores y legisladores kirchneristas, agrupaciones de izquierda, entidades universitarias y religiosas, etc..) Y de modo fundamental los cientos, acaso miles de “punteros”  que operan en las barriadas populares. Ponen su eficacia al servicio de las agrupaciones y candidaturas de su preferencia ideológica o financiera.

El gobierno se mostró reiteradamente como extraño a la política tradicional y decidido a superar los vicios y corruptelas del pasado. Pero se le fue la mano en cosas importantes. Demoró demasiado en la incorporación de políticos a sus posiciones de conducción y donde había algunos valores: Frigerio, Vidal, Bullrrich, etc. El ingreso del senador  Pichetto debió ser un año antes. Inclusive no reaccionó con la contundencia debida a las agresiones contra el Presidente. Con olvido que el ejercicio, legal y eficaz, de la autoridad es uno de los elementos que generan consenso. En la vida política las masas no aman lo que no respetan.

El porcentaje de votos logrado por Juntos por el Cambio indicó que en el país existe una porción destacada de ciudadanos que valoran la gestión del gobierno. No fue, empero, suficiente. Acaso porque la democracia es un régimen donde finalmente “manda” la mayoría y no queda otro camino que apostar a ella. En la Argentina, como en otros países, la mayoría es lo que política y sociológicamente cuenta por lo menos de la mitad de la clase media hacia abajo. Salvo situaciones de empate, como se dio en 1915, donde las diferencias se repartieron muy cercanas una de otra. Macri ganó apenas con el 2,3% o algo parecido. Pero cuando creció bien en las “legislativas” no pareció entender el mensaje de la realidad sociopolítica. Lo dominó la soberbia o la ingenuidad..?

En 1945 hubo elecciones en Inglaterra y   el conductor de la victoria en la guerra, Winston Churchill, se fue a su casa. Los laboristas gobernaron entonces hasta 1950. En ese lapso los conservadores revisaron su relación con la sociedad y prometieron 300 mil viviendas para sectores populares, y de paso elevaron a dirigentes “no aristocráticos” a la dirección partidaria. Lo hicieron a tiempo, y en 1950 volvieron al poder, segunda gestión de Churchil en que se cumplió lo prometido. Acaso porque a Churchill no se le ocurrió que para aprender algo de política hay que leer “El Principito”.

No se puede ignorar que el gobierno Macri ha privilegiado el plan de obras públicas, esas que son valiosas y están a la vista; hacen al futuro nacional.. Pero, acaso por desprevenido, se olvidó de atender aquello que es campo explotable por las fuerzas del “populismo demagógico” y que es, sin embargo, ineludible tener en cuenta. Dejarlo a gusto del adversario, fue propio de un régimen privado del sentido político que no se compensa con que el Presidente circule cándidamente “sin corbata”.   Me refiero a la repercusión del estado global de la economía (el ajuste duro) en la situación de las bases sociales y parte de la clase media, máxime si las urnas están a la vista.

Sin dudar de la limpieza de procedimientos --ni de la honestidad de sus colaboradores-- no estaría mal que algún allegado de confianza y en privado le diga: “Presidente, esta es la Argentina, no es Suiza ni Noruega ni Japón.” Y para A. Fernández: “Don Alberto, la Argentina sin el mundo, ni con bromas.”

--------

 

 

 

 

El sentido ético del sufragio

Por José Antonio Riesco

Instituto de Teoría del Estado

-“La vida humana es cultural y moral, precisamente porque es una vida social. En el caso de la especie humana, la cooperación y otras necesidades de la vida social no son una consecuencia automática de los instintos, como ocurre entre las abejas y las hormigas.” (Clyde Kluckhohn)
--- * ---
Cuando en 1912 --ya muy enfermo--  el presidente Roque Saénz Peña anunció al país que se había sancionado la Ley 8871 para regir los procesos electorales, no hay dudas que entre el Congreso y el Poder Ejecutivo se había dado una coincidencia histórica. Con esa normativa se cerró un largo ciclo de irregularidades tanto en el ejercicio del derecho a votar de los argentinos, cuanto en lo atinente a los procedimientos administrativos y judiciales vinculados a esa problemática.

En una nota anterior (Sepa el pueblo votar..!) hicimos referencia al carácter “individual” del sufragio como derecho de los ciudadanos acorde a la ley citada y, sobre todo, según la Constitución: art. 37 y sus concordantes: “El sufragio es universal, igual, secreto y obligatorio”.  Consecuente, la ley 8871 así lo establece: “el sufragio es individual” (art. 5).

“-La cultura es el soporte social de la calidad política de un pueblo. Elaborada por las tradiciones,  avanza por el nivel mental de su dirigencia.” --“La moral no es moralina, ni la ciencia es beatería.” (J. Caunedo)

Un amigo me corrigió diciendo que el voto es “un acto social” y no meramente individual. Lo cual no agrega ni quita nada. La sociabilidad es uno de los atributos principales de la mujer y el hombre, y en función de su ejercicio el ser humano deviene algo más y mejor que un ente biológico.  De su parte las ciencias sociales consideran al hombre como producto y productor de la sociedad, por su condición de poseedor de un psiquismo y así establecer relaciones “con otros” que son algo más --a veces mucho más-- que conexiones físicas. Y al psiquismo lo poseen los individuos.
 
Cuando la ley le reconoce el derecho de votar para  que el grupo humano tenga un gobierno, no le está asignando un privilegio como antes de 1789 en que la nobleza revestía, aún siendo minoría, una jerarquía política y económica que no cabía en la existencia de la amplia mayoría (los “súbditos”) de la población. Ese régimen cedió cuando el  proceso de las revoluciones “”liberal-burguesas”  lo hizo estallar por motivaciones, junto a otras, comerciales y/o religiosas.  

Un fenómeno progresivo que llevó largo tiempo en su maduración.  Hasta bien avanzado el siglo XIX millones de individuos debieron esperar para que se reconvirtieran en “ciudadanos”, o sea lo que el diccionario califica como “miembros de un Estado sujetos de ciertos derechos y deberes”.

“-En el debate por la reforma parlamentaria (Londres, 1832) Macaulay le advirtió a la alta nobleza que la resistía: “-No hagamos como los franceses que no toleraron a Turgot y su reforma financiera, y tuvieron seguidamente que aguantarlo a Robespierre.”

Fue, a no dudarlo, un cambio sustancial en la condición socio-política de las mayorías, y que habilitó las formas de participación con el ejercicio del voto y seguidamente en la constitución de agrupaciones (partidos y logias) dirigidas a terciar en las relaciones del poder político con la sociedad. Un fenómeno que se puso a prueba al confrontar con las transformaciones positivas que fue realizando la propia clase dominante.

“-Después de Maquiavelo es  insensato confundir la política con la moral. Pero una dirigencia sin un buen nivel ético lleva la sociedad  a la condición de rebaño o algo peor. Se ha dicho bien que, por algo así,  el nazismo se apoderó del pueblo más culto de Europa.”

Ahora, el individuo como protagonista de la vida política, al acceder a la categoría democrática de ciudadano, no solo califica como dueño del voto sino que, a la vez, se lo reconoce como el actor básico del destino político de la sociedad. El mero individuo existió siempre aunque sin esa competencia fundamental. El paso de uno a otro implicó algo así como un “salto cualitativo” que interrumpió un recorrido de muchos siglos. De ente pasivo, mero espectador y objeto, del sistema de poder, cruzó la valla de la historia y se transfiguró, en el autor y actor de lo que es básico en la vida política. A destruirlo como tal se ocupan los tiranos y demagogos, incluso fuertemente ayudados con ciertos modos de la tecnología comunicacional.

No cabe olvidar que la condición de individuo no implica aislamiento o ruptura con la sociabilidad.  La unción del ciudadano -titular jurídico y político del sufragio--  se ejerce como una responsabilidad. Su participación en el régimen democrático extiende sus efectos en los derechos e intereses de la estructura societal. Proyecta consecuencias en aquello que los clásicos llamaron “el bien común”. Lo hace para bien o para mal. De ahí la vocación moral de su responsabilidad.-
-------

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias de, y desde Córdoba Argentina, para el mundo

 

 

 

 



Copyright 2005. hora25prensa.com - Noticias de Cordoba Argentina - Manan

Noticias de, y desde Córdoba Argentina es fruto de la continuidad del periódico HORA 25 que se editó en la Capital de Córdoba durante casi once años hasta el año 2005/2006.
A partir de la Navidad 2005 se concreta esta ambición de llevar a los nuevos horizontes de la Informática, este portal de noticias e información.
La idea es brindar lo mejor en objetividad, para dar credibilidad fundada en la certeza de la búsqueda racional con la mejor opinión, tanto en política como en economía, las cosas y datos interesantes que rodean determinados hechos, y que contribuyen a formar un panorama claro y en busca de lo previsible.
El periodismo es un elemento fundamental en la vida de una Nación, porque es una alternativa en la Democracia, donde hacer oír la voz de la ciudadanía; es un resorte de quién fundadamente necesita hacer una sugerencia, un reclamo o una protesta.
Con la premisa de una buena información, una leal opinión en los campos interesantes que hacen a la vida de un país, región, provincia, localidad, es que este portal nace a la vida pública, desde la Capital de Córdoba en la República Argentina.
En pos de estos objetivos vamos a recorrer la web buscando las noticias locales, provinciales y nacionales de los países de habla hispana, en particular, como aquellas internacionales que traducidas, hagan a una mejor comprensión de lo que podemos aprender y desechar para ser mejores en todo, en lo posible.
hora25prensa, noticias de Córdoba Argentina para el mundo,con la suficiente información política y económica; y los datos interesantes con opinión