Inicio | Agricultura | Cultura | Economía | Enlaces | Interesante | Política | Recreo | Turismo | |Contacto|

 


 - Atalaya -



 

 

Quiera el pueblo votar..?

Por José Antonio Riesco

Instituto de Teoría del Estado

Con las palabras del epígrafe en 1912 el entonces Pte. Roque Sáenz Peña dio su discurso  anunciando que había promulgado la ley sobre derechos electorales sancio nada por el Congreso Nacional. O sea la Nº 8871 que, con algunas reformas no esenciales, rige hasta el presente. La dicha normativa pretendió curar los vicios y defectos que complicaban el régimen político de la Constitución de 1853.
“-Medio siglo antes la consigna “eduquemos al soberano..!” advirtió que Domingo F. Sarmiento tuvo una visión inteligente del futuro político de los argentinos, si es que asumirían a la democracia como método y estilo de vida.” Entonces el reclamo del sanjuanino era “Sepa el pueblo votar..!”
Cabe advertir que la ley 8871 cerró un ciclo de anormalidades y frustraciones en una realidad política llena de irregularidades, pero no garantizó la “pureza” del sufragio como pretendieron los románticos y las mentalidades inmaduras. Sancionada la ley faltaba poner a prueba la idoneidad de los electores (y de la dirigencia..!) para hacer un uso probo y lúcido de tamaña oportunidad. No es lo mismo votar y elegir un estadista que un guitarrero y menos a un corrupto. El derecho a votar libremente nunca pudo ser un Viva la Pepa.
“Durante el debate sobre inversiones para la educación, al discutir el proyecto del ministro Vélez Sarsfield, en cuanto a la asignación de los recursos, Sarmiento cuestionó el objetivo de cada partida. “Aquí se privilegia el monto de la enseñanza superior, para producir doctores, y se reduce para los sectores sociales de más bajo nivel y que son la amplia mayoría. Y es precisamente en ese gran sector de la pobla ción donde la educación, con los recursos públicos, debe ser promovida”.
En 1912, con la ley Saénz Peña, se confirió al pueblo la capacidad de decidir el destino nacional  mediante la emisión del voto, designando a sus representes para que –sean de orden ejecutivo y/o legislativo-- adopten las decisiones relativas a las finanzas y la economía, la justicia y seguridad, la educación y salud pública, negocios exteriores, las relaciones y actividades privadas. Hoy a esa dimensión de las funciones estatales hay que multiplicarla por varios números.
Se refiere a todos esos rubros que figuran entre las atribuciones de los Poderes insertos en la Carta Magna, y en buena parte distribuidos entre las tres jurisdicciones: nación, provincias y municipios, acorde a un sistema federal. Esto fue importante dada la relación que ya en 1912 había entre la voluntad popular expresada en los comicios y la responsabilidad de administrar con decencia y eficacia tales funciones públicas.
De lo cual siempre depende el destino y la suerte de la sociedad global, cuya integra ción computa a los que votaron por el ganador  y por todos los demás que lo hicieron por otros partidos. Más adelante se reconoció el derecho electoral de las mujeres, algo muy positivo, en 1947. Y posteriormente la asignación de las bancas parlamentarias me diante el método de la “proporcionalidad”. Esto generó cierto optimismo, pero a poco se comprobó que, en el fondo; “nada cambió, todo es igual”. Lo que se agravó por la modalidad nada democrática con que la cúpula de cada partido arma las “listas” de candidatos. Los afiliados y votantes se enteran por la televisión. Algunos por el “Smartphone”.
Es que al día siguiente de sancionada la ley 8871 se cerró el ciclo del voto cantado o comprado, y todo lo que se entiende por “fraude electoral”, Una picardía histórica que no murió en 1912, pese a las ilusiones de Sáenz  Peña y su corte de ”modernizadores”. 
Comenzó seguidamente la era de la demagogia y el clientelismo planificado que, en sus etapas más cercanas al presente, adquirió pleno potencial en su alianza operativa con los “mecos” (medios de comunicación social). Donde, equipados con la mejor tecno logía comunicacional aplicada a la acción publicitaria –y esto dicho sin negarle legalidad-- vale lo de Quevedo: “poderoso señor es don dinero.”
La demagogia –que es una técnica de corrupción de las masas--  tiene más de una cara, aunque suelen ser concurrentes. Semejante a una nube que aterriza sobre la multitud –como una polución seductora y cariñoso--  para acariciarla con promesas y halagos. Algo así como Romeo encandiló a Julieta. Y como si fueran cien instrumentos musicales, todos a la vez  --con sonoridad y buenos ritmos, a la manera de André Rieu.  Suele ser una buena siembra, pero la mayor parte –por lo que tenemos visto-- está maldita. “Por los frutos conoceréis el árbol.”
Sería sensato derogar la ley 8871..? A mi juicio sería una locura. Por aquello de que “los pueblos no reculan”, frase dura pero sugestiva del demócrata José Aguirre Cámara; también “el pueblo va hacia adelante o no va”.(Arturo Zanichelli).
La Ley puede dar sus buenos frutos si en la clase dirigente –la política y las de otros ámbitos-- se establece el compromiso fundamental para imponer una transformación esencial en las prácticas democráticas. Lo que implica someter a cuarentena a buena parte de la clase política, simplificando los estatutos partidarios, haciendo surgir una nueva generación en los directorios. Y, sobre todo, haciendo de la Justicia Electoral la herramienta que  –liberada de otros compromisos que no sean los de orden constitucio nal--   haga e imponga una limpieza profunda en la materia.
A esto hay que agregar un proceso de formación de la juventud con vocación cívica. Lo que requiere menos teoría y más práctica. Y sobe todo convencer al nuevo estamento que si la democracia no cambia y se limpia de vicios, en el futuro no habrá sino deserción de vocaciones auténticas, dictaduras o una guerra civil.-
----------

 

 

 

 

 

 

Noticias de, y desde Córdoba Argentina, para el mundo

 

 

 

 



Copyright 2005. © hora25prensa.com - Noticias de Cordoba Argentina - Manan

Noticias de, y desde Córdoba Argentina es fruto de la continuidad del periódico HORA 25 que se editó en la Capital de Córdoba durante casi once años hasta el año 2005/2006.
A partir de la Navidad 2005 se concreta esta ambición de llevar a los nuevos horizontes de la Informática, este portal de noticias e información.
La idea es brindar lo mejor en objetividad, para dar credibilidad fundada en la certeza de la búsqueda racional con la mejor opinión, tanto en política como en economía, las cosas y datos interesantes que rodean determinados hechos, y que contribuyen a formar un panorama claro y en busca de lo previsible.
El periodismo es un elemento fundamental en la vida de una Nación, porque es una alternativa en la Democracia, donde hacer oír la voz de la ciudadanía; es un resorte de quién fundadamente necesita hacer una sugerencia, un reclamo o una protesta.
Con la premisa de una buena información, una leal opinión en los campos interesantes que hacen a la vida de un país, región, provincia, localidad, es que este portal nace a la vida pública, desde la Capital de Córdoba en la República Argentina.
En pos de estos objetivos vamos a recorrer la web buscando las noticias locales, provinciales y nacionales de los países de habla hispana, en particular, como aquellas internacionales que traducidas, hagan a una mejor comprensión de lo que podemos aprender y desechar para ser mejores en todo, en lo posible.
hora25prensa, noticias de Córdoba Argentina para el mundo,con la suficiente información política y económica; y los datos interesantes con opinión