Inicio | Agricultura | Cultura | Economía | Enlaces | Interesante | Política | Recreo | Turismo | |Contacto|

 


 - Atalaya -



 

 

Arturo Frondizi sigue dando qué pensar..!!

Por José Antonio Riesco

En estos días, por más de un motivo, se ha recordado la gestión gubernamental del Dr. Arturo Frondizi. El ex Presidente falleció en 1995. Creo sinceramente que luego de esa fecha aumentó la dimensión de su figura política.  Es que el país tomó conciencia de cuánto hubiese crecido si, en desarrollo y convivencia, don Arturo hubiese podido realizar completo su programa, Por algo a ese objetivo “lo mataron los cambá”.
 Frondizi se opuso a que la llamada “revolución libertadora” (1955) se trans formara es un proceso de castigo y liquidación de lo que había surgido y afirmado como “democracia de masas” en torno al 17 de octubre de 1945. Con todo el poder en sus manos el gobierno de Aramburu-Rojas pudo imponerle al Peronismo un ciclo de disciplina cívica para que superara el estilo cuartelero con que Perón lo había fundado. Se lo había hecho en Europa con inteligencia y energía, incorporando a la práctica de la “educación republicana” a las masas que antes vivaban fanáticamente a Hitler y Mussolini. Aquí se hizo todo al revés.
También Frondizi encabezó una generación de dirigentes que, en el orden nacional, junto a las provincias y los municipios, asumieron la gran tarea de gobernar y administrar con idoneidad técnico-profesional : Arturo Zanichelli, Carlos Silvestre Begnis, Raúl Uranga, Celestino Gelsi, Oscar Alende, Julio Oyhanarte, Acuña Anzorena y otros de méritos similares. Lo hicieron dejando de lado la lógica del comité, convocando valores y abriendo oportunidades de aportar talento y conducta, pasando por encima de los sectarismos de la vieja política.
De ahí que, en las mentalidades apolilladas, causó estupor que en el gabinete nacional estuviese, como ministro de relaciones exteriores, el Dr. Miguel A. Cárcano, que había ejercido un cargo similar en el gobierno de la Concordancia (1932). Y que en la misma gestión se dictara la ley que legalizó la “enseñanza libre” autorizando las Universidades no estatales.
Frondizi  expuso, durante la campaña electoral de 1957/8, un nuevo enfoque de la economía, con acento en las inversiones nacionales y extranjeras para poner en marcha el desarrollo de la economía. En su discurso en Córdoba --casi dictando cátedra-- se refirió a la necesidad de aumentar el ahorro y, como capital reproductivo, aplicarlo a generar  un proceso de industrialización básica junto a la expansión de la riqueza agropecuaria y de las fuentes energéticas.
En su propuesta global figuró, también, la superación de la grieta que divorciaba a las fuerzas populares de base de los otros grandes sectores socio económicos, en especial la clase media y su extensión a los niveles altos de la sociedad. Frondizi al postular “la integración” tenía en claro que la estructura de la nación –en su proceso de modernización, sin la utopía de los igualita rismos extremistas-- requería habilitar condiciones efectivas de convivencia y de participación, Y donde el trabajo tecnificado y la educación expandida en sus diversas gradaciones, debían operar una transformación positiva del desarrollo social y de la convivencia multisectorial.
A este ambicioso proyecto nacional –en buena parte realizado-- le puso fin el resentimiento de las minorías comiteriles cuya mente había quedado plantada en las vísperas del 4 de junio de 1943. La fecha en que los poderes militares se hicieron casi dueñas del futuro argentino. Para bien y para mal. En 1962 los comandos de ocasión hicieron fe en las cantinelas del atraso y, con el aplauso del gorilismo subsistente, cerraron por la fuerza el ciclo de Don Arturo.
Esto último fue consecuencia de haber desinterpretado lo que ocurrió entre 1943 y 1955 – aunque dentro de los partidos que auspiciaron o apañaron el derrocamiento de Frondizi hubo dirigentes que sí vieron las cosas.-
----------

 

 

Sarmiento: el cuco de los mediocres

 por José Antonio Riesco

Acabo de leer un estudio* de Facundo Manes, eminente cultor de la neurología y sus derivados socio-culturales, sobre la personalidad de Domingo Faustino Sarmiento, el niño humilde que llegó a ser uno de los mejores y admirables estadistas que tuvo la República. Y también de quien recibió las peores diatribas de algunos contemporáneos y de otros que aún hoy se esmeran en proferir las descalificaciones que impulsan la envidia y la ignorancia.
Sarmiento protagonizó la difícil etapa de la construcción del Estado nacional –lo hizo en territorio patrio, en el exilio, como legislador y en el gobierno luego. Fue maestro, inspector de escuelas, ministro de gobierno y Presidente de la Nación. Militó en todas las experiencias de un luchador y que alcanzó los mayores niveles en todo lo que hizo. No era doctor pero sí docto, en la cultura, la política y sus entreveros, en la diplomacia y en su afición por las mujeres cultas y hermosas.
Que fue duro a la hora de unificar el país y de superar el primitivismo que venía consumiendo el tiempo y las energías de los argentinos, no cabe ignorarlo, El gobierno sin autoridad sirve –entonces y ahora-- para exhibir buenos modales y dejar sin hacer las cosas fundamentales. Es una suerte de ley de la historia y que aparece en las acciones de los grandes estadistas. De ahí que Sarmiento dejó huellas en lo que hizo y acaso en lo que hizo mal; pero con un alto saldo positivo.
Todavía en la escuela y en la información pública hay un déficit en cuanto a mostrar, a las nuevas generaciones, lo que fue e hizo Sarmiento. Serviría, por ejemplo, revisar el diario de sesiones de la Legislatura nacional para descubrir la admirable imaginación, oportunidad y sentido realista con que este Presidente llenó de iniciativas las relaciones del Poder Ejecutivo con el Congreso.
Hay, a todo esto, una suerte de leyenda negra sobre la personalidad y la obra de don Domingo Faustino. En algún rincón de viejos prejuicios se menciona su filiación de miembro de “la masonería”, y parece que fue, en más de un caso, uno de los pecados de la generación de Sarmiento, Mitre, Avellaneda, Roca y varios otros. Los de la fecunda Oligarquía del 70/80 cuyos saldos de civilización y progreso siguen figurando en el debe y el haber de la nacionalidad.-                                               
*Manes,Facundo; “Qué pensaría El Loco de nosotros”, rev. Noticias, 8.IX.2018.-

.-.

 

 

 

La muerte llama dos veces

Por José Antonio Riesco

“-Como parte de su pleito con el Papa (siglo XVI) el entonces Enrique VIII, rey de Inglaterra, hizo desenterrar el cadáver de Santo Tomás (de Becket), asesinado en 1170 por su rebeldía ante el monarca de esos días. Y para muestra de su dura posición contra la Iglesia; los restos, por orden de Enrique VIII, fueron incinerados en un acto público.”(J. Nosky)
“-En su afán de cubrir el desastre cómo socialistas (Largo Caballero) y sus asociados que llevaron la república, y la nación,  hoy se concentran en el cadáver de la dictadura que ellos mismos habilitaron con su ineptitud y vocación por el desorden”. R. Shalde)
….* ….
El título que uso para esta nota no lo inventé sino que lo adopto porque me parece apropiado para la decisión del nuevo premier español (Sr. Sánchez) de limpiar el Monumento a los Caídos y retirar de allí la osamenta de quien, en vida, fue llamado el Generalísimo y Caudillo de España. Ese de origen gallego y que con mano dura presidió por 40 a años el destino de la Madre Patria.

Vale tener presente que en la vida de un pueblo de tan larga y rica historia, cuatro décadas no es tanto como para echar al olvido las virtudes y los pecados de uno de sus gobernantes. Cuando Francisco Franco irrumpió en la política (1936) España estaba lista para una de las contiendas internas más crueles y costosas. Y cuando Franco dejó este mundo (1975) la nación de Pelayo y de Cervantes se inauguró como monarquía constitucional y abrió la puerta hacia la democracia. Fue en esto una dictadura original y que los hechos marcaron con diferencias. España ya estaba en camino a la modernización y pronto fue miembro de la Unión Europea.

En Francia (1789) el déspota que la presidía murió en brazos de una carnicería a la que siguió Napoleón y sus guerras donde, según supo decir, tratándose de los soldados que reclutaba y morían: “yo consumo 100 mil franceses por año”. Y luego del Gran Corso seguidamente el Viejo Mundo quedó en manos de Metternich y 5 tiranos de ese tiempo. Más cerca nuestro, Adolfo Hitler fue dictador por 12 años de una nación admirable a la que dejó sumergida en el dolor y  las ruinas, Donde al poder total el déspota lo había conseguido, entre otros factores, por la prescindencia del Socialismo y el apoyo del Centro Católico (von Papen) con más el aplauso de los comunistas.

La óptica de estos días no sirve para entender lo que alentó el surgimiento y consolidación del régimen de poder concentrado que lleva el nombre de Franco. Y no sólo porque los partidos democráticos que tomaron a su cargo construir una República luego de la caída de la monarquía en 1931, fueron impotentes para alcanzar un acuerdo firme y sostenido. A lo más, triunfante el Frente Popular en febrero de 1936 –con Manuel Azaña y su oratoria en la presidencia—en los altos niveles políticos, y luego en la defensa armada del sistema republicano, no hubo nada de un liderazgo unificado y eficaz. Cada ideología tenía su ejército y su comando. Ni qué decir de la gestión de Largo Caballero.

Por debajo, pues, reinaba la sectorialización dentro y fuera de los partidos, la locura heroica y criminal de las bandas anarquistas, el oportunismo de los “stalinistas” y los trotskos del POUM, más un marco internacional negativo. Es falso que el “frente nacional” (Franco y los generales) sólo tuvo de aliados a la derecha europea (Alemania e Italia), Porque todo hubiese sido distinto de no mediar la negativa de Inglaterra, Francia y Estados Unidos en eso de proveer de equipos militares a los republicanos. Por entonces estas naciones democráticas no simpatizaban con Hitler ni Mussolini, pero menos con el proyecto de Stalin para España.

Una vez triunfante en dicha guerra la fuerza nacionalista se adueño del Estado con don Paco en el poder (todo el poder..!) que lo ejerció sin contemplaciones sobre sus enemi gos y, también con varios de los amigos. Al estallar la segunda gran contienda (1939/45) Franco rechazó el reclamo de Hitler para que España se le sumara, aportó, sí, sólo una brigada de voluntarios que luchó contra los rusos en el frente oriental. Con la paz, para las naciones democráticas, aniquilado Hitler y su régimen, “el malo” pasó a ser la Unión Soviética. Mientras se procesaba la nueva situación España se lamía las heridas acosada por el hambre y la reconstrucción de su economía y las ciudades.

Fueron los días del primer gobierno de Perón que le envió varios grandes barcos carga dos de alimentos, ropa y medicamentos. Un acto de solidaridad sobre todo hacia el pueblo español, pero también al japonés. En las sesiones de la asamblea de la ONU, recién creada, con motivo de la “cuestión española”, se cruzaban insultos y reproches, a grito pelado, entre el prominente ministro ruso Molotoff y el embajador José “Pepe” Arce, conservador y calificado médico argentino.

Las gestiones para el ingreso de la nación a la Unión Europea fueron persistentes y trabajosas; se lograron luego de la muerte del Caudillo (1975) con la firma del tratado en 1985. Para entonces se venía dando un flujo de inversiones extranjeras, de obras de infra estructura, de avance en los diversos rubros económicos, con un sistema de seguridad  social y educativo. En el gobierno se instaló un rey “borbón” y un régimen parlamentario al que concurrieron los partidos políticos. Todos convalidaron la solución. Dos intentos de golpes de Estado fueron sofocados sin retorno.

El final de la guerra civil (marzo de 1939) no cerró del todo el ciclo de fuerza y violencia, y creo que sí lo consiguió la muerte de Franco pero con el régimen político que él dejó “atado y bien atado”.

España, su historia, el presente y futuro, merece cerrar uno de los capítulos más duros de los tiempos. Y hacerlo sin el peso infantil de las ideologías sobre las responsabilidades políticas. No cabe negar que Franco fue un dictador, pero sus enemigos no pueden jactarse de haber construido una democracia. Esto de concentrar pasiones en los restos de un difunto no alegrará a los hijos y nietos de los republicanos del pasado, y menos a los de los viejos nacionales. Vale recordar lo que hace siglos ocurrió con Santo Tomás de Becket.

Alguien supo decir a propósito de la llegada de los pueblos europeos a la democracia (siglos XVII y XVIII) que ello se debió, luego de largo tiempo bajo el absolutismo, a que habían aprendido a respetar la autoridad. Un déficit que los españoles computaban entre que echaron a Alfonso XIII en 1931 y los años siguientes hasta bien entrado el proceso de la guerra civil. ¿Fue esa la virtud que exhibieron cuando el 1975 llegó la hora del gobierno propio y democrático...?

Para la gente joven –y comprender qué y cómo pasó en España en la década de los 30 en el siglo XX, me permito aconsejar la lectura de la obra “La revolución y la guerra de España” (FCE, 1962) de que fueron autores los investigadores franceses Pierre Broue y Emile Témine. Son dos autores que vieron con cariño a la causa republicana y nada de eso al “franquismo”.-
-------                          

 

 

Noticias de, y desde Córdoba Argentina, para el mundo

 

 

 

 



Copyright 2005. © hora25prensa.com - Noticias de Cordoba Argentina - Manan

Noticias de, y desde Córdoba Argentina es fruto de la continuidad del periódico HORA 25 que se editó en la Capital de Córdoba durante casi once años hasta el año 2005/2006.
A partir de la Navidad 2005 se concreta esta ambición de llevar a los nuevos horizontes de la Informática, este portal de noticias e información.
La idea es brindar lo mejor en objetividad, para dar credibilidad fundada en la certeza de la búsqueda racional con la mejor opinión, tanto en política como en economía, las cosas y datos interesantes que rodean determinados hechos, y que contribuyen a formar un panorama claro y en busca de lo previsible.
El periodismo es un elemento fundamental en la vida de una Nación, porque es una alternativa en la Democracia, donde hacer oír la voz de la ciudadanía; es un resorte de quién fundadamente necesita hacer una sugerencia, un reclamo o una protesta.
Con la premisa de una buena información, una leal opinión en los campos interesantes que hacen a la vida de un país, región, provincia, localidad, es que este portal nace a la vida pública, desde la Capital de Córdoba en la República Argentina.
En pos de estos objetivos vamos a recorrer la web buscando las noticias locales, provinciales y nacionales de los países de habla hispana, en particular, como aquellas internacionales que traducidas, hagan a una mejor comprensión de lo que podemos aprender y desechar para ser mejores en todo, en lo posible.
hora25prensa, noticias de Córdoba Argentina para el mundo,con la suficiente información política y económica; y los datos interesantes con opinión